Cumplir un sueño sin medir los riesgos


En un grupo de facebook cerrado, secreto, con más de 18.000 integrantes y en continuo crecimiento, una madrina publica un pedido.
Pide, suplica, que se vote la foto de su ahijada, que se le ponga un me gusta, no solo a la foto sino también a la página donde promueve un “inocente” concurso de fotos de bebes y niños, todo para obtener un premio, un book de fotos.

Para muchos ésto es cosa de todos los días, se comparten fotos de vestidos, de zapatos, de kilos de helado, tan sólo para ser los afortunados de un sorteo, de un premio, o hasta de un descuento.

Pero acá no estamos hablando de cosas, estamos hablando de una foto, de una simple foto que tendría que permanecer privada, lejos de las miradas de todo el mundo, porque en esas miradas también están las que buscan algo distinto. No buscan que alguien gane un book de fotos, buscan que esa chica, chico, forme parte de un libro de fotos para otros fines, no tan inocentes, no tan puros.

Si fuese una publicación de vinos, helados, viajes no me hubiese llamado la atención, pero estamos hablando de menores, de personas que pueden ser víctimas de redes de pedofília, de suplantación de identidad, de grooming.
Me pongo en contacto con la persona que la publica, le cuento los riesgos, los tremendos riesgos de hacer público algo así. Me ignora. Me dice que es su madrina y que quiere lo mejor para su ahijada. Y que lo mejor es que gane el concurso, que es el sueño de ella. De ella, que solo tiene 1 año y meses, que no sabe de redes sociales, que los sueños son alimento, mimos, juegos y poder dormir tranquila.

Recuerdo lo que le prometí a mis hermanos cuando me eligieron PARA ser padrino de sus hijos: que yo velaría por cuidarlos, que esa es la función DEL PADRINO para con el ahijado.

No logro comprender como una madrina puede poner en riesgo así a su ahijada, y no solo a ella, sino también a todo su entorno.

Insisto con  el tema, le vuelvo a comentar los riesgos, no soy el único que se los dice, somos varios, nos ignora, nos bloquea, piensa que con tapar a quienes se preocupan el problema no existe.

Nos dice frases como “habiendo tantas pendejas que se muestran, quien va a querer elegir a una bebé”, comete un gran error, subestima, para ella la pedofília es cosas de pendejas, de chicas que se muestran, ignora que para un pedófilo, la edad es un número, que hay quienes desean de 15, 14, 11, y hay quienes buscan de la menor edad posible.

Quiero gritarle, NO TE DAS CUENTA!!!, PROTEJELA NO LA EXPONGAS!!!.

Sus oídos sordos me dan bronca, impotencia, ¿tanto vale para vos un book de fotos que la vas a exponer a los depredadores que están ahi al acecho? (porque que uno no los vea no hace que no estén ahí)

Una vez que compartís una foto, ya sea en internet o en una red social perdés el control de lo compartido, ya no es tu ahijada, tu sobrina, tu hija, esa foto pasa a ser de todos.

Y entre esos todos, muchos le pondrán el voto, otros la catalogaran, su mirada inocente sera el carnada para depredadores, para pedófilos, para tanta mierda.

Sigue el tema en el post. Muchos le dicen que no se preocupe, que ya votaron, que ya la compartieron para que otros voten. La lista de personas que la están viendo crece. Tiende a infinito. Imposible calcular a ciencia cierta cuántos más la verán.
Un contacto se ofrece a hacerle el book gratis, pero le pide que saque la foto. La madrina sigue con su tozudez. Ella no sólo quiere el book. Quiere que GANE, que sea reconocida como la más linda de cientos, de miles. Sólo quiere satisfacer su EGO?

La historia del book de fotos es verídica, y lo peor es que una de tantas, de las muchas similares, de padres, de tios que no miden las consecuencias. Una historia donde los egos nublan la vista, no les permiten ver los que otros vemos, no les permiten entender.

Por eso hace años empecé esto, para generar conciencia de los peligros reales que hay en redes sociales, para generar conciencia que no todo es divertido, que no todo es lindo.

Que lo que compartís deja de ser tuyo, pasa a ser de todos.
No permitas que todos sean los que comparten a tus seres queridos. No permitas que la foto de alguien querido termine en la revista de baño de un depredador sexual, o como la carnada para cometer algún que otro crimen sexualmente aberrante.

 

GENEREMOS CONCIENCIA

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*