Investigan a un estudiante que fotografiaba a mujeres en el subte

Les tomaba imágenes de la espalda, en la línea D; la pesquisa comenzó con la denuncia de una chica de 26 años.

art52Ella esperaba el subte de la línea D en la estación Callao, en dirección a Catedral, cuando advirtió que un hombre le sacaba fotos con un teléfono celular. Al saberse descubierto, se hizo el distraído y dejó de tomar imágenes. Lejos de quedar en una anécdota, la madre de la chica, que tiene 26 años, judicializó la situación. Este “fotógrafo indiscreto” todavía no fue encontrado. Sin embargo, la policía descubrió a otro que hacía lo mismo, y a quien ahora la Justicia investiga por hostigamiento.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. El fiscal federal Federico Delgado presentará en las próximas horas una denuncia ante la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas porteña para que se investigue si esa persona, identificada sólo como Diego C., hostigó a mujeres en la línea D de subtes.

Según el artículo 52 del Código Contravencional de la ciudad de Buenos Aires, “quien intimida u hostiga de modo amenazante o maltrata físicamente a otro, siempre que el hecho no constituya delito, será sancionado con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública, multa de entre 200 y 1000 pesos o una pena de entre uno a cinco días de arresto”.

La investigación comenzó el 22 de marzo pasado cuando, según fuentes judiciales, una mujer se comunicó con la línea gratuita de denuncias y sostuvo que un día antes, mientras esperaba el subte en la estación Callao, su hija descubrió que una persona la fotografiaba.

A partir de ese momento, el fiscal Delgado y su equipo de colaboradores comenzaron la investigación. La tarea de identificar a quien sacaba fotografías a las jóvenes fue encargada a la Policía Metropolitana.

El 1° de este mes, a las 9.30, dos oficiales del área Subte de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Metropolitana observaron en la estación Pueyrredón de la línea D a un hombre que deambulaba por el andén y miraba con atención a los pasajeros.

En la sospecha de que podría cometer un hurto, los detectives de la Metropolitana lo siguieron. Cuando lo alcanzaron, Diego C. les dijo que tenía 38 años, estaba desocupado y estudiaba Derecho en la Universidad de Lomas de Zamora, y que vivía en Llavallol con su madre.

Al preguntarle qué hacía en el subte, respondió que paseaba. Los detectives observaron que en un bolso tipo morral el estudiante tenía una cámara. Ante una consulta, dijo que “había sacado” fotos y se las mostró a los detectives: habían sido tomadas en el subte y eran de mujeres de espaldas, de la cintura para abajo.

El sospechoso no tiene antecedentes penales. En su perfil de Facebook hay muchas fotografías de San Lorenzo, pero ninguna similar a las que habría tomado en el subte. De la investigación preliminar surgió que no era la persona que le tomó fotos a la joven denunciante.

Se presume que las imágenes se las “reservaba para su intimidad”. Ahora la justicia contravencional porteña deberá determinar si lo que hizo es un hostigamiento.

Fuente:  La Nacion

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*