Rusia y Francia prohibirán los transgénicos de Monsanto

La semana pasada, dos de los países más poderosos y tecnológicamente avanzados del mundo realizaron un audaz movimiento, que nadie se había atrevido a realizar anteriormente: prohibieron el uso de cultivos de Monsanto. Cabría esperar que esto fuese noticia de primera plana en todo el mundo ¿no? Pero no fue así: el hecho fue completamente ignorado por las grandes cadenas noticiosas del mundo, y solamente un puñado lo informaron.

En cuanto a los organismos genéticamente modificados, hemos tomado la decisión de no utilizarlos en nuestra producción’, aseveró el ministro ruso Arkady Dvorkovich, durante la conferencia de biotecnología realizada en la ciudad de Kirov a principios de septiembre, según reportó RT

 

Esto no es un asunto sencillo, todavía tenemos que trabajar en las esferas de influencia dentro del marco legal’, dijo.

No es la primera vez que Rusia anuncia este tipo de planes, pero sí la primera vez que se realiza un anuncio oficial, todo ello dentro de un marco de rechazo hacia los cultivos genéticamente modificados que prevalece en Europa.

En Rusia, el uso de transgénicos presentes en los alimentos producidos dentro del país ha declinado de un 12% a un 0.01%, al punto de que solamente hay 57 productos legales que incluyen transgénicos en su composición. La ley que obligará a registrar todos estos productos entrará en vigor a mediados del año 2017, según Natural News.

 

Mientras tanto, Francia anunció que hará uso de sus facultades legales dentro de la legislación de la Unión Europea para declararse libre de GMOs en el corto plazo.  El motivo, según publicó la revista Eco Watch, es el de evitar riesgos ambientales asociados al uso de este tipo de cultivos, tanto los derivados de la inherente polinización aérea, que puede contaminar las especies autóctonas, como los resultados del uso del glifosato, el herbicida de Monsanto, que podría tener efectos adversos en la producción local. El gobierno francés mencionó explícitamente los riesgos del uso del maíz MON810, el único maíz transgénico permitido en Europa.

 

Cinco naciones europeas más han anunciado planes similares: Alemania, Escocia, Hungría, Letonia y Grecia.

 

Además de breves y pequeños reportes en sitios informativos digitales, reporta March Against Monsanto, ningún medio occidental ha dado a conocer esta información. Una búsqueda en Google arroja muy pocos resultados y el articulista Nick Meyer se pregunta si no es el resultado del temor a que una próxima votación del Senado estadounidense que obligaría a las empresas a identificar claramente los productos que contengan transgénicos pueda verse influenciada.

Fuente: Alt News

Generemos Conciencia

Campaña urbana y viral para Generar Conciencia sobre distintos temas sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.