Temor en las calles por una droga que te envenena al simple contacto

Se viralizó en redes sociales, chicas que habían sido víctimas de robos y asaltos utilizando una droga brasilera llamada “burundanga”, que actua con el simple contacto.

Ya se detectaron 5 víctimas en las ultimas semanas, y según el relato sufrido por una mujer en las inmediaciones de la plaza Vicente Lopez, un joven la empujo en la calle cuando caminaba a las 6.30 de la mañana rumbo a su trabajo.

“Me tocó con su mano la pierna y mi mano. Me di vuelta para mirarlo, porque no había necesidad de que me roce (nadie más venía caminando, tenía toda la vereda libre) y él se quedó mirándome también a mí. Di dos pasos más y sentí un calor repentino, mareo y que me desmayaba”, escribió en Facebook la víctima, de acuerdo a lo citado por el portal de noticias Nexofin.

La mujer continuó su relato: “Me puse a llorar, porque me di cuenta que este chico me había hecho algo. Agarré a una mujer que venía caminando y le conté lo que me pasaba, le dije: ‘No me dejes sola, me siento mal y me estoy por desmayar'”. “Resultó médica y me ayudó a marcar el teléfono y llamar a papá. Llegué a mi casa y vino la Policía y el SAME. Aparentemente no me pegó un efecto pleno pero algo me dieron. Sin pinchazo solo por contacto”, finalizó.

La joven agregó que, según le comentó la Policía cuando realizó la denuncia, se trata del cuarto caso ocurrido en la zona. La sospecha es que se trata de una droga denominada “de contacto”, cuyos componentes se activan con la piel.

Esta droga de contacto conocida popularmente como “burundanga”, es utilizada mayormente por abusadores sexuales.

Que es la Burundanga: también es conocida como escopolamina,  y como hioscina en la literatura médica, es un alcaloide que se extrae de plantas solanáceas como el  beleño y que genera alteraciones en el sistema nervioso central, deprimiendo las terminaciones nerviosas del cerebro y produciendo efectos tales como la inhibición de la voluntad y la amnesia temporal.

En dosis altas, superiores a los 10 mg en los niños o a los 100 en adultos, puede causar convulsiones, depresión severa, arritimias cardíacas, taquicardia,  insuficiencia respiratoria y hasta la muerte.

Se ha detectado que en algunos paises está muy difundido su uso delictivo. Los delincuentes se la administran a sus víctimas  aprovechan la inhibición de la voluntad que genera y la pérdida temporal de memoria para robarles, secuestrarlos y hasta para perpetrar violaciones.

En caso de ser víctima de este tipo de modalidad se recomienda no perder la calma, pedir asistencia urgente y realizar la denuncia correspondiente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*